Ceremonia del cacao

Ceremonia del cacao

Dicen que en tiempos antiguos se compartía una taza de kakaw a cada persona querida que llegaba de visita a las casas en las comunidades mayas, tomaban juntos chocolate para hablar desde el corazón y crear relaciones duraderas con los seres que visitaban, vínculos profundos que iban fortaleciendo a los pueblos, cuando uno habla desde el corazón, uno habla desde su verdad y desde ahí es posible crear una nueva realidad.

Al servir el cacao vamos recordando el porque de sentarnos al piso en círculo, un espacio donde todos estamos a la misma altura, donde todos podemos vernos y sentirnos y del cual todos formamos parte, la ceremonia siempre la hacen los que llegan a ella, es su energía, su amor y sus sueños lo que se manifiesta.

La intención de cada ser al llegar a una ceremonia de cacao por primera vez es de un asombro maravilloso, tomar chocolate parece ser una tradición que muchos recordamos, nos lleva a nuestra infancia, hacia la dulzura y en este tiempo donde todos buscamos que algo suceda, nos permite comenzar en un espacio de mucha paz y sin expectativas.